IVERMECTINA- El negocio de las pititas

Por Gustavo A. Vallejos

No son pocas las notas que se publicaron en diferentes medios de comunicación de Bolivia sobre el uso de la Ivermectina para el tratamiento o lo que es peor, la cura del Covid 19.

Ante el creciente número de casos de infestación, la ausencia de una cura efectiva o del descubrimiento de la vacuna salvadora, los medios de prensa, irresponsablemente difunden tratamientos, medicamentos y supuestos estudios científicos sin ningún chequeo previo o con publicaciones contradictorias que no solo confunden a la opinión pública, sino que abonan a la incertidumbre provocada por esta pandemia.

¿Qué es la Ivermectina? Es un antiparasitario de toma oral para combatir la sarna y otro tipo de parásitos. También es de uso veterinario.

En Bolivia, más precisamente en Santa Cruz de la Sierra, departamento con población más afectada por el virus, médicos y autoridades regionales exigieron al Ministerio de Salud el uso de este fármaco para el tratamiento de esta enfermedad. Las fundamentaciones para tan temeraria solicitud no las conocemos ya que, ni la Organización Mundial de la Salud ni ninguna publicación científica seria, promovía el uso de este fármaco. La autoridad nacional dio la autorización para su uso, pero solo con el consentimiento del paciente, lo que demuestra el nulo criterio medico/asistencial de la autoridad.

¿Pero qué institución médica cruceña promovía el uso de este medicamento? En realidad, ninguna, solo el nombre del nefrólogo y ex presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Herland Vaca Diez, quien dice haber experimentado con éxito con la Ivermectina en pacientes con síntomas de Covid 19.

Para realizar este tipo de pruebas en humanos se debería seguir un estricto protocolo médico, estudios complementarios, estudios de efectos colaterales, divulgación de resultados en publicaciones médico/científicas, nada de eso conocemos. De hecho, la aprobación del Ministerio de Salud no solo es confusa, sino que desliga de toda responsabilidad por el tratamiento, fallido o exitoso, a la autoridad como así también al galeno interviniente, responsabilizando al paciente por aceptar dicho tratamiento.

Pero el doctor Vaca Diez no está solo. El importador de la droga es Laboratorio Nostas, no posee página web, sino que a través de la red social Facebook se anuncia como una cadena de farmacias con cuatro sucursales en Santa Cruz de la Sierra. También y del mismo grupo empresario, Nostas Centro Medico, cuya razón social es Nostas SRL se publicita en la misma red social como centro dermo/estético a cargo de la doctora Carola Alejandra Nostas Abuawad especializada en dermatología.

La doctora Nostas promociona el uso de la Ivermectina en varias notas periodísticas en la que declara que fue ella que le pidió a la Alcaldesa Interina por Santa Cruz, Angélica Sosa que promoviera al doctor Vaca Diez para que lidere la provisión masiva del medicamento a todo quien lo requiera. Difunde precios por unidad de comprimidos y que también crearon un jarabe para niños, eso sí, “mayores de tres años”, aunque y según sus dichos “también se les podría suministrar a niños de dos años”.

Ante la demostrada incapacidad de las actuales autoridades interinas bolivianas en el control de la pandemia provocada por el Covid 19, afloran en la escena pública, empresarios de la industria farmacéutica que, con el afán de incrementar sus ganancias, ponen en riesgo a toda una sociedad que además se encuentra vulnerada por la desinformación irresponsable de los medios y la falta de políticas sanitarias por parte del estado.

En todos los países, especialistas en epidemiología, médicos científicos, laboratorios estatales y privados, universidades se encuentran abocados a la búsqueda urgente de un tratamiento eficaz y a la creación de una vacuna que prevenga la infestación del Covid 19.

Ni la Organización Mundial de la Salud ni ninguna agencia gubernamental de país alguno a publicado haber encontrado o desarrollado aún, tratamiento, remedio o vacuna que cure esta enfermedad.

La utilización de la Ivermectina como remedio para la cura definitiva de esta enfermedad NO está demostrada, ni posee aval científico serio. La ingesta de esta droga sin la debida supervisión médica podría originar cuadros de diarreas y vómitos.

Solo en casos que algún paciente cursando esta enfermedad, luego que todos los tratamientos aprobados fracasaran y ante la gravedad del cuadro clínico se podría probar con un tratamiento experimental supervisado por un médico con Ivermectina.

La presentación en jarabe para niños de la Ivermectina NO está autorizada por el Ministerio de Salud del Estado Plurinacional de Bolivia según la Resolución Ministerial nro. 0259 del 12 de mayo de 2020.

Resolucion Ministerial

Se triplica precio de Ivermectina y farmacéuticos piden controles

Laboratorio Nostas alista al menos 80.000 dosis de Ivermectina, pero esa cifra se puede triplicar

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion