La Ivermectina- El negocio de las Pititas II

Por Gustavo A. Vallejos

 

La Ivermectina es una anti parasitario de uso extendido en casi todos los países por su eficacia en el tratamiento de enfermedades en animales, sarna, parásitos intestinales, piojos, garrapatas, etc.

Todos los centros de investigación del mundo están en estos momentos abocados a encontrar algún tratamiento que acabe definitivamente con esta pandemia. Se hacen miles de ensayos con distintas drogas, in vitro, en animales y por último en pacientes terminales. En ese orden, sin alteración del orden. Entre esos ensayos se encuentra la Ivermectina, sin ninguna publicación concluyente a la fecha.

Todo tratamiento médico nuevo, debe contar necesariamente con un respaldo medico/clínico publicado por quien lo lleva a cabo y refrendado por la autoridad sanitaria del país en el que se realizó. Luego, y por tratarse de una pandemia, debe ser informado a la Organización Mundial de la Salud que divulgará la investigación y la pondrá al servicio de los demás países con el resguardo de las patentes y licencias que hayan sido otorgadas por el país de origen. Para ser más claro, eso es dinero, constante y sonante.

Las autoridades sanitarias de cada país dan la autorización del uso del tratamiento, ningún medicamento en humanos puede ser recetado sin la aprobación de la autoridad sanitaria competente, La ANMAT en Argentina, la FAO en Estados Unidos de Norteamérica, por ejemplo.

El estricto control de los medicamentos forma parte de acuerdos internacionales que resguardan la calidad de la droga, su administración posológica, pero también el cobro de patentes y licencias.

La industria farmacéutica es, a escala global, uno de los conglomerados empresarios más concentrados, con ganancias comparables con la industria armamentista, con el tráfico de estupefacientes o la trata de personas.

La industria farmacéutica está en manos de empresarios poderosos que se caracterizan por su falta de escrúpulos y por el lobby con el que presionan a gobiernos y someten a sus pueblos.

En Bolivia la situación no es muy distinta al resto del mundo. Si bien cada laboratorio internacional tiene su sucursal en el país, laboratorios locales, importan drogas de base, manufacturan recetas magistrales, despachan por sus farmacias todos estos productos con la debida autorización de la autoridad sanitaria boliviana.

En tiempos de pandemia, algunos laboratorios locales vieron la posibilidad de incrementar sus ganancias con la venta de la Ivermectina.

Desde Santa Cruz de la Sierra, el ex presidente de Comité Cruceño, el médico nefrólogo Herland Vaca Diez, proclamaba por los medios de comunicación que había realizado pruebas con enfermos de Covid-19 y los había curado en 48 horas.

Lo que ninguna institución científica en el mundo pudo aún comprobar, un médico nefrólogo, con nula experiencia en epidemiologia o salud pública, con ninguna publicación científica al respecto logra imponer al Ministerio de Salud el uso de la Ivermectina.

El Circulo Medico de Santa Cruz en palabras de su presidente, Wilfredo Anzoátegui, le pide al doctor Vaca Diez un protocolo para la administración de la droga veterinaria.

Claro, el doctor Wilfredo Anzoátegui, más proclive a oponerse al Sistema Único de Salud (SUS) impulsado por el ex Presidente Evo Morales y organizar paros de médicos contra el Gobierno anterior, que a exigirle al doctor Vaca Diez alguna investigación seria sobre el uso del fármaco acepto, sin ninguna oposición la propuesta del nefrólogo, aunque luego en el programa “Que no me pierda” de la Red Uno, afirmó “no existe suficiente evidencia científica, ni clínica que demuestre la efectividad de la Ivermectina”.

El 8 de mayo la AGEMED (Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud), determinó prohibir el uso de Ivermectina para tratamientos de infecciones por COVID-19. El antiparasitario, principalmente usado en el ámbito veterinario, es el centro del debate entre quienes consideran que es efectivo contra el nuevo coronavirus y quienes lo rechazan. Fuente: Agemed prohíbe el uso de ivermectina para tratamientos de COVID-19

El 9 de mayo la Alcaldesa Interina de Santa Cruz, Angélica Sosa le solicita por carta al Laboratorio Nostas SRL la producción de Ivermectina para “uso humano para ser usado por la población en el tratamiento de prevención de parásitos”. Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra solicita producción de Ivermectina

El día 12 de mayo el Ministerio de Salud aprueba el uso de la Ivermectina en todo el territorio del Estado Plurinacional de Bolivia. El precio de esta droga se dispara alcanzando los Bs 50 la unidad. La población agota el stock de Ivermectina en todos los dispendios.

En Bolivia, otra vez, ganaron algunos pocos. Las pititas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion