La justicia de CABA ordenó clases presenciales. Docentes de UTE, Ademys y SADOP van al paro.

CABA 19/04/21

 

Después de que los jueces Marcelo López Alfonsín, Nieves Macchiavelli y Laura Perugini de la Sala IV de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso, Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo (CABA) hicieron lugar al amparo presentado por dos ONG vinculadas a Macri y entregaran un fallo que no es competente, el Jefe de Gobierno Rodríguez Larreta en conferencia de prensa en la noche del domingo insistió con que las clases en la ciudad continuarían en forma presencial, declaración en sentido opuesto de lo que establece el DNU 235/21.

 

Que estos jueces se hayan expedido de ese modo no es un error, sino que son funcionarios judiciales de las filas de Juntos por el Cambio, prestados al juego de politizar las medidas que el Ejecutivo Nacional ha dispuesto para cuidar la salud de las comunidades, entre las que se incluye el retorno a la presencialidad virtual para el sector educativo del AMBA.

 

El dato curioso es que los jueces del fallo de presencialidad en las escuelas firman la sentencia digitalmente porque tienen miedo de contagiarse de COVID, pero envían a los y las docentes y estudiantes a contagiarse en las escuelas.

El sindicato UTE aclaró que no volverán a las aulas y respetarán las medidas del gobierno nacional porque “es una medida necesaria e imprescindible para bajar los niveles de circulación del virus y no tener que lamentar más muertes evitables” dijeron.

Por otra parte, confirmaron el paro a partir del lunes 19 de abril al cual se sumaron otros sindicatos como Ademys y SADOP quiénes agregaron que denunciarán a aquellos establecimientos privados que obliguen a los maestros a concurrir a clases.

CABA reporta en el día de hoy 3950 casos positivos de covid-19 y destina solamente el 17,3 % del su PBI a educación, representando el presupuesto más bajo de toda la Argentina por lo cual es difícil creerle a Rodríguez Larreta cuando dice que le preocupa la educación.